Subsecretaría de Prevención del Delito


funeral
mayo 23, 2014

Gobierno condena crimen de cabo baleado en Cerro Navia

Una enérgica condena al crimen del cabo segundo, José Barría Pérez, manifestó el Gobierno al finalizar el responso del efectivo policial, efectuado en la tarde del viernes 23 de mayo en la capilla San Francisco de Borja.

Una enérgica condena al crimen del cabo segundo, José Barría Pérez, manifestó el Gobierno al finalizar el responso del efectivo policial, efectuado en la tarde del viernes 23 de mayo en la capilla San Francisco de Borja.
La misa fue encabezada por la Presidenta Michelle Bachelet; el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo; y el subsecretario del Interior (s), Mario Ossandón, quienes entregaron el pésame a la institución y a la familia del malogrado funcionario, que falleció en la madrugada al ser baleado por un grupo de antisociales. Minutos antes del traslado del cuerpo del uniformado hacia Chaitén, lugar de procedencia de Barría, la Mandataria sostuvo una breve y sentida conversación con sus familiares, acongojados por la inesperada muerte del policía.
A la misa también acudieron otras autoridades, como el subsecretario de Prevención del Delito, Antonio Frey, el fiscal nacional, Sabas Chahuán, y el intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego.
El ministro Peñailillo afirmó que “como gobierno nos hemos hecho parte de la causa, hemos presentado las acciones legales correspondientes, porque queremos que las personas involucradas en este cobarde asesinato tenga las máximas sanciones que la legislación ha contemplado en estos casos”.Además agregó que “lo más importante es que este caso se investigue con toda la severidad necesaria y tan relevante como eso es que los involucrados reciban las máximas sanciones”.
La División Jurídica del Ministerio del Interior, interpuso una querella esta tarde por el asesinato del cabo Barría. La acción fue patrocinada por el jefe de esa división, Luis Correa, quien participó en la audiencia de formalización de los presuntos responsables.
Según la legislación, las penas por homicidio a carabinero en servicio pueden ir desde 15 años y un día a presidio perpetuo.