martorell2
enero 25, 2019

Subsecretaria Martorell visita familia de joven asesinado en Estación Central

La víctima, identificada como Fabián Andrés González Arévalo, de 22 años, falleció luego de que dos delincuentes le dispararan para robar su vehículo casi en la puerta de su hogar. La Subsecretaria de Prevención del Delito se comprometió en entregar el apoyo necesario a la familia del joven y señaló que la PDI está trabajando para dar con los responsables.

La Subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, se reunió este miércoles con la familia de Fabián González, joven que falleció la noche de este martes tras sufrir un portonazo en su vivienda ubicada en Villa Portales, Estación Central.

Según el parte policial, mientras entraba a su hogar junto con su madre, dos sujetos se acercaron para intentar robar el vehículo en el que se encontraban. Durante el asalto, los dos involucrados realizaron varios disparos, uno de los cuales impactó en el abdomen del joven, quien falleció pese a ser trasladado por familiares hasta la Posta 3. Horas más tarde, el vehículo fue hallado totalmente quemado en la comuna de Lo Espejo.

Frente a estos hechos, la Subsecretaria Martorell manifestó que entregará todo el apoyo que sea necesario a la familia del joven fallecido. “Acabamos de estar con la familia y nosotros, a través del Programa Apoyo a Víctimas, estamos entregando apoyo sicológico y jurídico. También estuvimos conversando con la Brigada de Homicidios y de Robos de la PDI, para efectos de prestar la mayor colaboración para que se aclarezcan estos hechos. La PDI ya ha hecho un levantamiento total del suceso, están absolutamente coordinados con el fiscal para encontrar rápidamente a los responsables de este hecho delictual tan grave que ocasionó un dolor tan grande a esta familia”.

La encargada de la prevención del delito señaló que existe un proyecto de ley, el cual se encuentra en el Senado tras ser aprobado por amplia mayoría en la Cámara, que busca aumentar las penas a quienes realicen portonazos y a quienes compren estos vehículos robados. Asimismo, contempla que, en caso de ocasionar algún daño al vehículo, el delito pasará de ser un delito simple a robo con intimidación.

Esto es porque, en muchos casos, el vehículo robado para efectos de provocar un portonazo o producto de uno, es encontrado y su ocupante solo pasa a control de detención por el delito de receptación, que tiene una pena menor.