Subsecretaría de Prevención del Delito


fotojulio
julio 4, 2019

Subsecretaria Martorell defiende actuación de Carabineros en Instituto Nacional: “Había que contener la violencia”

La autoridad de Gobierno concurrió a una sesión conjunta de las comisiones de Educación, Familia y Derechos Humanos, donde dijo que la policía uniformada siempre actuó frente a situaciones de flagrancia, como fue contener el lanzamiento de bombas incendiarias desde el techo del colegio.

“Es evidente que nadie quiere utilizar una bomba lacrimógena en un colegio, pero contra qué se hizo: contra fuego que se estaba lanzando desde el techo, hacia la calle, hacia el colegio, hacia los alumnos, hacia los profesores. En ese minuto había que actuar, había que contener la situación de violencia y de peligro”. Así, la Subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, defendió en la Cámara de Diputados el actuar de Carabineros ante tres comisiones convocadas para analizar la situación de violencia en el Instituto Nacional, y donde se analizó en particular el caso del 19 de junio, cuando un joven resultó quemado por la propia molotov que iba a lanzar desde el techo del colegio.

Las comisiones de Familia y Adulto Mayor, Educación y Derechos Humanos analizaron lo relativo a los protocolos policiales que se utilizan para intervenir en caso de disturbios. La sesión fue dirigida por la diputada Emilia Nuyado, en su calidad de presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, y asistieron la Subsecretaria de Prevención del Delito; el General Director de Carabineros, Mario Rozas, y el jefe de la División de Educación General, Raimundo Larraín, además de una veintena de diputados que pertenecen a alguna de las tres comisiones.

Al respecto, el general director de Carabineros manifestó que sus protocolos han sido recientemente actualizados, incluidos los temas relativos a la detención de menores y el ingreso y desalojo en caso de delitos flagrantes. “Se utilizan altavoces a para disuadir a las personas y luego, en forma gradual, se usan los accesorios a nuestra disposición, partiendo por el agua, disuasivos químicos, lanzagases y, finalmente, escopetas antidisturbios”.

La Subsecretaria Martorell indicó que, en la situación particular que se abordó, “Carabineros fue claro en señalar cuáles fueron las medidas, que se aplicaron los pasos del protocolo uno a uno y que las bombas lacrimógenas fueron lo último. Pero se estaban lanzando 35 bombas molotov desde el techo generando una situación de riesgo no solo para los propios alumnos, sino también para las persona que se encontraban afuera y los carabineros y bienes que resultaron con daños”, explicó.

Insistió en que en este caso la flagrancia era evidente, pues se lanzaban molotov y se ponía en riesgo a los alumnos, profesores, al que lanzó las bombas y que resultó con quemaduras, a la gente que circulaba por la calle y a los carabineros. “Esa persona que estaba lanzando bombas podría haber caído del techo, entonces ¿cuál es el límite para actuar si se está poniendo en riesgo la vida de las personas? Cuando estamos frente a esta situación carabineros debe actuar porque debe resguardar la vida de todos”, afirmó.

Y advirtió también que en los protocolos están consideradas medidas para actuar cuando se trata de niños, niñas y adolescentes y que en ellos está enunciado el reconocimiento a todas las convenciones de derechos humanos y defensa de los niños, Recordó, además, que se creó la Dirección de Derechos Humanos en Carabineros.

Controles de identidad

La Subsecretaria aclaró que no existen controles ilegales de identidad en el caso del Instituto Nacional, en que se revisan aleatoriamente las mochilas. “No hay controles ilegales de identidad, los que se han hecho lo han sido en el marco del artículo 85 del Código de Procedimiento Penal, son investigativos y se han efectuado cuando hay indicios. Siempre es posible presentar un reclamo en estos casos, pero no han existido reclamos respecto de la forma en que se han realizado los controles. Además, los elementos que han sido recabados, como botellas, elementos inflamables y trapos, constituyen indicios que justifican esos controles investigativos”.

En respuesta a la diputada Natalia Castillo, quien resaltó la necesidad de que el personal policial esté especialmente capacitado para tratar con niños, niñas y adolescentes, debido a que el ingreso de Carabineros con bombas lacrimógenas puede traumatizar a menores en su primer contacto con fuerzas policiales, la Subsecretaria Martorell le respondió que “más traumático es estudiar en medio de bombas molotov”.

En la Región Metropolitana, en el marco de desórdenes en establecimientos educacionales, se registraron 119 detenidos en 2018 y ya van 153 detenidos el primer semestre de 2019, de los cuales casi el 67% corresponde al Instituto Nacional. El 42% por ciento de los ingresos de Carabineros se registró en ese colegio, y el 82% se debió a que hubo delitos flagrantes.

A su turno, Raimundo Larraín manifestó que ha habido una serie de reuniones con el sostenedor, en este caso el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, y que” la labor está centrada en mejorar la convivencia escolar, que es el trabajo permanente y no excepcional del Ministerio de Educación”.